Qué es Mindfulness

''Alégrate porque todo momento es aquí y todo lugar es ahora''. Con esta frase que dijo Buda introducimos lo que es Mindfulness. Mindfulness define un estado de la mente que consiste en estar aquí y ahora, con atención y con aceptación. Descubre a continuación qué es Mindfulness, los beneficios que reporta, qué no es y algunos mitos sobre esta práctica.

El Dr. Javier García Campayo y Mónica Esgueva nos explican lo que es Mindfulness y los beneficios que aporta en este coloquio sobre Mindfulness, transmitido en la 2 de TVE.

La mente humana divaga de forma natural. A menudo solemos rumiar acerca de nuestras pérdidas, problemas, retos… lo que puede provocarnos tristeza, estrés, angustia o ansiedad, entre otras emociones y estados.

Además, vivimos en una sociedad en la que lo habitual es realizar múltiples tareas simultáneas, lo que interfiere en la efectividad de estas actividades. A menudo solemos funcionar en “piloto automático”. Los niveles de falta de atención en nuestro mundo occidental son extraordinarios, probablemente los más elevados que se han descrito en la historia del ser humano.

A continuación se muestra una serie de ejemplos de falta de mindfulness en un día cualquiera en la vida de un occidental estándar.

Correr para realizar cualquier actividad sin estar atento mientras se ejecuta.
Deglutir rápidamente la comida (generalmente en cantidad excesiva) mientras vemos la televisión o hablamos, sin estar atento al propio proceso de comer.
Romper o tirar cosas, tener accidentes u olvidar actividades que teníamos que realizar por descuido o por estar pensando en otra cosa.
Incapacidad para percibir los sentimientos, la tensión física o el malestar sutil que experimentamos cada día.
Descubrirnos hablando solos o pensando continuamente en episodios del pasado o del futuro, sin poder disfrutar del momento presente.
Juzgar lo que nos ocurre (como bueno o malo, agradable o desagradable) y, secundariamente, apegarnos o rechazar la experiencia.

El Mindfulness o “Estar Atento” se plantea como una respuesta a lo anterior. “Estar atento” implicaría que uno se concentra únicamente en la tarea que está realizando en ese momento, sin que la mente divague sobre el futuro o el pasado, y sin sensación de apego o rechazo.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness, es decir, atención o conciencia plena, define un estado de la mente que consiste simplemente en estar aquí y ahora, con atención y con aceptación. Es decir,  estamos en el presente de forma atenta, observando lo que ocurre, no haciendo varias cosas a la vez o pensando en otra cosa como suele ser habitual y, además, estamos con aceptación, sin juzgar si lo que ocurre es bueno o malo, nos gusta o no nos gusta. Simplemente, estamos.

La clave es que aquí y ahora lo tenemos todo. Si no podemos ser felices aquí y ahora no podremos serlo nunca, porque siempre nos va a faltar algo o vamos a tener miedo de que nos pase algo. Pero si somos capaces de estar aquí y ahora sin juzgar, disfrutando de lo que está ocurriendo en cada momento, podremos ser felices siempre. Esto es mindfulness.

La forma de conseguir este estado mental es mediante la práctica de mindfulness. Por eso, también se denomina “mindfulness” a una psicoterapia, denominada de “tercera generación”, que se caracteriza por considerar los fenómenos mentales (pensamientos, emociones) como eventos privados no relacionados con la realidad y que el individuo puede observar de manera objetiva, sin identificarse con ellos.

¿Qué beneficios aporta?

Esta psicoterapia se relaciona significativamente con indicadores de salud y bienestar psicológico, como: mayores niveles de afecto positivo y menores niveles de afecto negativo, mayor satisfacción personal, mayor vitalidad, mayor calidad de vida,… también ha demostrado su eficacia en la prevención de enfermedades, en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas como la depresión, ansiedad, trastorno obsesivo, trastornos de conducta alimentaria o adicciones y en el tratamiento de enfermedades médicas como cáncer, dolor crónico, enfermedades cardiovasculares y otros trastornos. Así mismo se ha usado con éxito en psicología laboral por los profesionales de recursos humanos y coaching, para prevención y tratamiento del estrés laboral y de problemas como el síndrome del profesional quemado o burnout.  Por último, también se está empleando para mejorar los rendimientos deportivos y en todos los niveles de la educación para el desarrollo de la atención (es útil en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad) y para aumentar la inteligencia emocional.

El efecto de mindfulness en la estructura y función cerebral está siendo intensamente investigado con técnicas de neuroimagen, lo que está revolucionando las neurociencias.

¿Qué no es Mindfulness?

Es necesario enumerar y aclarar algunas situaciones que muchas personas consideran de forma equívoca e incorrecta como mindfulness. De esta manera:

  1. Mindfulness no es: dejar la mente en blanco. La mente siempre genera pensamientos. El objetivo de mindfulness es hacerse consciente del proceso del pensamiento y de las emociones, pero en ningún momento el objetivo es dejar de pensar o sentir.
  2. Mindfulness no es: suprimir las emociones. Mindfulness pretende conseguir regular las emociones al hacernos conscientes de cómo surgen y al no reaccionar impulsivamente ante ellas, pero en ningún momento se pretende suprimir estas emociones. Sentimos lo mismo que el resto de la gente, incluso más intensamente, pero no dejamos que las emociones y los pensamientos negativos nos hundan cuando las cosas van mal.
  3. Mindfulness no es: buscar la iluminación. Mindfulness no tiene ninguna connotación religiosa, por lo que no busca este objetivo y puede ser practicado por cualquier persona, independientemente de sus creencias.
  4. Mindfulness no es: apartarse de la vida. Por el contrario, lo que se pretende es llevar mindfulness a la vida diaria, para hacernos más conscientes de las cosas y procesos mentales y favorecer un mayor bienestar tanto en nosotros mismos, como en las personas que se encuentran a nuestro lado.

Mitos sobre Mindfulness

En occidente, han surgido una serie de mitos alrededor de la práctica del mindfulness que conviene aclarar:

  1. Mindulfness es sólo para orientales o para budistas. Mindfulness constituye una terapia sin ninguna reminiscencia religiosa y con una alta evidencia científica de su eficacia. Es por ello que cualquier persona pude practicar mindfulness y obtener sus beneficios, independientemente de sus creencias.
  2. Mindfulness es sólo para personas tranquilas. Mindfulness es una cualidad innata de la mente humana, que es preciso desarrollar y trabajar. Por lo que, con práctica, todas las personas, incluidas las personas muy dinámicas e inquietas, pueden beneficiarse e integrar los principios y la práctica de mindfulness en su vida.
  3. En mindfulness la postura es un impedimento. Al contrario de lo que puede pensarse, la práctica de mindfulness no requiere ningún tipo de postura oriental sino que se practica sentado en una silla con la espalda erguida, los pies y manos apoyados cómodamente y los ojos cerrados o abiertos (mirada relajada).  También puede ser practicado tumbado en una colchoneta.
  4. En mindfulness se requieren años de dedicación. Los estudios confirman que en unos 3 meses, con una práctica de 15-20 minutos al día, se producen cambios importantes en la persona no sólo a nivel psicológico, sino también a nivel biológico, como demuestran algunas pruebas de neuroimagen.

Actitudes fundamentales para la práctica de mindfulness

  • No juzgar
  • Paciencia
  • Mente de principiante
  • No resistencia/soltar (impermanencia)
  • Aceptación
  • Amabilidad