Para quién es Mindfulness

El Mindfulness es beneficioso para personas de ámbitos muy diferentes por la gran cantidad de ventajas que conlleva su práctica. Así, la técnica de Mindfulness es recomendable, principalmente, para profesionales de la salud, profesionales de la educación, estudiantes y padres de alumnos, trabajadores y empresarios, personas con alguna enfermedad física o mental, personas interesadas en la mejora de su bienestar personal y, también, para deportistas.

Testimonios

  • Tengo depresión y ansiedad hace años. He probado diferentes tratamientos farmacológico y psicológicos y muchos me han ido bien. Cuando oí hablar de mindfulness pensé que podría ser una ayuda para mi enfermedad. No es que lo resuelva todo y ya no se tenga que tomar ningún otro tratamiento, pero ayuda a sentirte mejor, a no rumiar tanto los problemas y a sentir que tienes más control sobre lo que te pasa. Marta. Fundación Genes y Gentes.
  • Trabajo en una empresa hace años. Siempre me he encontrado bien de salud pero en los últimos años estaba cansado de mi trabajo, con poca ilusión en él. Practicar mindfulness me ha permitido verlo de otra forma y puedo decir que he recuperado el interés por él y también he podido encontrar un mayor equilibrio, dándole al trabajo la importancia que tiene dentro de los demás aspectos de mi vida. Antonio José. Trabajador en una empresa.
  • Yo nunca he tenido que ir a ningún médico o profesional por problemas psicológicos. En general me encuentro bien y satisfecho con mi vida. Sin embargo, siempre pensé que mindfulness podría ser interesante para mejorar mi atención, manejar mejor mis problemas y preocupaciones y para ser más feliz en general. Pienso que acerté. Desde que practico mindfulness disfruto más de las cosas, acepto mejor todo lo que me ocurre aunque no me guste, rinde mejor en el trabajo y siento que estoy mejor. Mª Pilar. Alumna del Máster en Mindfulness.
  • Soy profesional sociosanitario. Al principio pensé que mindfulness solo podían utilizarlo los psicólogos o los médicos y tenía dudas sobre si debía estudiarlo. Ahora veo que cualquier profesional que se haya formado adecuadamente y que tenga que ayudar a pacientes o clientes por temas de salud, sociales o educativos puede aplicar mindfulness en su trabajo y conseguir que sus clientes estén mejor. Nuria. Profesional sociaosanitario.